10% OFF pagando con transferencia | Hasta 3 cuotas sin interes

Mi historia

DEJATE LLEVAR


Cuantas veces nos limitamos a la hora de crear por miedo a mancharnos.

Dejate llevar, dejate inspirar, dejate crear.


MI HISTORIA


Hola, soy Romina Diseñadora de indumentaria y creadora de Pottery Pat. Amo pintar, dibujar, trabajar con las manos y crear. Trabajé en el rubro textil por más de 15 años y cursé el primer año de la tecnicatura en cerámica en la escuela Arranz en el 2019. Luego de eso vino la pandemia y atravesé la maternidad. Cuando empecé a estudiar la tecnicatura en cerámica iba feliz de poder estar todos los días en contacto con la arcilla y la creatividad. A las clases asistía con un delantal convencional para poder trabajar la arcilla pero me di cuenta de que con el delantal típico de cocina podía librarme de algunas manchas modelando la arcilla o decorando con engobes y pigmentos, pero cuando tenía la materia alfarería, surgía mi mayor problema que era como hacer para no mancharme en el torno. Todavía recuerdo mis primeras clases de alfarería con las piernas llenas de arcilla diciéndome, -espero que salga de la ropa- . A raíz de esto y con mucha experiencia en el rubro textil, empecé a investigar, a recolectar información y de acuerdo a mis necesidades, me hice mi delantal para estudiar. Me aseguré de que los faldones sean lo suficientemente anchos y largos para que cuando me sentara y doblara las piernas no solo cubrieran el interior de mis piernas sino que siguiera más allá de las rodillas. Con el uso constante del delantal de cocina que tiene correas al cuello me di cuenta de que al usarlo tanto tiempo me generaba molestias en el cuello, así que probé hacerlo con tiras que crucen en la espalda. Y cuando tenía que lavarme las manos en los piletones era muy difícil apoyar un trapo en cualquier lugar, así que le hice una tirilla para poder llevar el trapo y la tanza de corte siempre conmigo. A la vez mis compañeras que también atravesaban el mismo problema, me pidieron que les hiciera delantales y no solo me compraron mis compañeras, sino que también mis profesoras; y con el tiempo esta idea tomo forma y así nació Pottery Pat.




TE VAS A QUEDAR CON LAS GANAS DE COMPRARTE UNO?



Mi carrito